I made this widget at MyFlashFetish.com.

martes, 29 de abril de 2014

Frío.

Si hay algo especial en las personas frías es que, si te dicen que te quieren, si te muestran una mínima migaja de cariño, puedes estar completamente convencido de que es real.

Quizá no sean las más románticas de las clases de personas, pero tienen un encanto especial, es como dijo Katniss, "No voy repartiendo amor entre la gente, pero hay personas que me importan." Y es que la realidad es esa, ya sea por miedo, por inseguridad, por pasadas experiencias, por ser unos completos patosos emocionales o porque simplemente no necesitan depender de nadie, les cuesta dar lo mismo que pueden recibir, van a un ritmo diferente, quieren de un modo diferente, creo que son un grupo bastante incomprendido. 

Desde mi punto de vista, las personas frías, son menos efímeras, que el que mucho corre, rápido se cansa, y el amor, como todo, acaba gastándose; además, no creo que sea imprescindible forzarlo tantísimo, decir a cada minuto que pasa lo mucho que quieres a alguien, como si no lo supieras ya, creo que las personas que van a un ritmo más lento, duran mucho más tiempo porque tardan el doble en llegar al cansancio, el único problema es que las personas no suelen entenderlos, son demasiado inseguras como para confiar en que si no les dicen cincuenta veces al día "Eh, que te sigo queriendo" eso va a seguir siendo así. 

Me sorprende las discusiones que he ido viendo a lo largo del tiempo, personas que gritaban a otras personas por no darle el suficiente cariño, y lo peor de todo es que éstas, al final se sentían mal, como si fuera su culpa tener una naturaleza diferente; las personas no deberían odiar lo que son sólo porque a otras personas no les guste, ni siquiera si esa persona es la persona a la que quieren, porque si de verdad les quieren, encontrarán la manera de estar con ellos, si de verdad les quieren, no les importará que no les digan cuatro frases sacadas de Google, les importará lo que les demuestren día a día cuando estén juntos, la manera en la que les besan, la manera en la que les abrazan, no les importará que no dependan como lo hace el o ella, si de verdad les quieren, estarán a su lado, y si no son capaces de comprender que las palabras tan solo tienen el valor que las personas les dan,  es que no les quieren.

Las personas deberían hacer más esfuerzos en conocerse, al menos en saber qué tipo de persona es la que tienen en frente y cuando lo averiguaran, deberían preguntarse a sí mismas si aceptan las consecuencias de estar con esa persona; lo que es injusto es que quieran hacer una fogata en un bloque de hielo, no es justo que quieran que una persona les de algo que no pueden darle, al menos tan pronto como podrían hacerlo otros; son personas difíciles, pero están rodeados de personas fáciles, paja seca y común, a la que pueden prender fuego y consumir en unos pocos segundos, las personas frías son bloques de hielo, y el hielo, corta.

Les miran raro cuando ocurre una desgracia y todos lloran como unos imbéciles mientras ellos están en una actitud pasiva y serena, y es que comprenden que llorar no sirve absolutamente para nada, eso si, en una sociedad podrida como en la que vivimos, si vas al entierro y lloras significa que te importaba, un entierro al que va gente que ni se llevaba bien con el que está dentro del ataúd, todos te quieren cuando es tu cumpleaños, todos te echan de menos cuando has muerto, ser frío no significa no sentir nada, significa sentir de otra manera, y, la mayor parte del tiempo, sentir de verdad, los sentimientos de las personas suelen ser tan falsos como ellas mismas, decirte que te quiero no significa que te quiera de verdad, llorarte cuando has muerto no significa echarte de menos, son innumerables las ocasiones en las que la mente de las personas se equivoca completamente, y los sentimientos no iban a ser una excepción, el día que consigan que una persona fría les quieran, pueden estar completamente seguros de que son especiales.

sábado, 26 de abril de 2014

Subjetivo.

A estas alturas ya no sé si hay alguien que espera ansioso a leer algo escrito por mi, lo único que sé es que yo si que echo de menos escribir, y que es algo que realmente me llena, me gusta expresarme, me gusta dejar un pedazo de mi en cada cosa que escribo, y lo cierto es que en la mitad de las ocasiones tiene que ver con otra persona, con alguien que me pide consejo sobre un tema en concreto, pienso que si una persona puede dudar sobre algo, y si yo puedo ayudar, ¿Por qué no iba a poder ayudar a cualquier otra persona que tenga el mismo problema pero no tiene a nadie a quien exponérselo? me gusta pensar que hay personas que leen cualquiera de mis textos y se replantean la forma en la que ven determinadas situaciones y problemas, me gusta pensar que, por mínimo que sea, puedo ayudar a otra persona en mi blog, en el que me expreso con total sinceridad, y que si puedo hacerlo, no veo razón para no compartirlo con vosotros.

Si hay una cosa que me cabrea es que alguien sea subjetivo consigo mismo únicamente porque los demás le han hecho verse de ese modo, cuando estoy hablando de esto con alguien, me gusta poner el ejemplo del profesor y el billete. "Un profesor entra a una clase y le pregunta a los alumnos, ¿Cuánto creéis que valéis?, los alumnos se quedan embobados y extrañados, sin saber qué contestar. Entonces el profesor coge un billete y lo tira al suelo, lo pisa, lo ensucia, lo trata de la peor manera posible y cuando acaba, vuelve a cogerlo y le dice a su clase que le mira asombrada, he tratado lo peor que he podido este billete, le he hecho de todo, pero su valor sigue siendo exactamente el mismo, sigue siendo el mismo billete".

Supongo que habréis entendido la metáfora. Siempre digo que es muy importante conocerse a sí mismo, ya que si desconoces tu verdadera naturleza, no harás otra cosa que escuchar a los demás, y querido lector, las personas odian reconocer que eres mejor que ellos. Esto siempre ha sido un juego al fin y al cabo, y la opinión de los demás es lo más subjetivo que puedes encontrarte por el camino, si fueras tan débil como piensas que eres, los demás no tendrían ningún interés en hundirte, es cuando marcas la diferencia, cuando tienes algo que aportar, cuando los demás realmente quieren que flaquees, incluso cuando tu mismo no sabes lo bueno que eres, ellos lo notan, es algo que se ve, o tienes la llama, o no la tienes. Eso que dicen de "Cada persona es un mundo" y que "Cada uno tiene algo que le diferencia de los demás" es completamente falso, dos coches pueden ser de diferente color y eso no significa que sean otro coche, con las personas pasa lo mismo, es su naturaleza lo que les diferencia o no de los demás, una oveja será una oveja sea de derechas o de izquierdas, de arriba o de abajo, las ovejas son aquellas personas que forjan su carácter dependiendo de su círculo social y familiar. ¿Nunca te has preguntado por qué dos personas que han nacido y crecido en el mismo medio son completamente diferentes?, es lo que tenemos en nuestro interior lo que determina y forja nuestro carácter, esta en nosotros el cuestionarnos las cosas que intentan inculcarnos, esto siempre ha sido un tablero de ajedrez, y siempre habrá montones de peones, y, como en una partida de ajedrez, los peones pueden cambiar de posición, pero no dejan de ser peones.

No debéis dejar que os hagan pensar que no sois de la manera a que en realidad sois, no debéis dejar que un puñado de peones, de ovejas, os hagan pensar que no sois torres o alfiles, es en los momentos difíciles, en esos en los que hacemos tonterías, en los que zarandeamos nuestra personalidad, es en esos momentos en los que debemos replantearnos las cosas, decir si queremos que las cosas sigan como hasta ahora o si queremos que cambien de una vez, no son ellos los que van a estar ahí cuando tengamos que enfrentarnos a las pruebas que nos pondrá la vida, ni vuestros padres, ni vuestro novio o novia, ni vuestros hermanos, sois vosotros los que vais a estar ahí en las situaciones difíciles, y todos vosotros, los que las ovejas se empeñan en apartar porque tienen un punto de vista diferente, porque pueden tomar otro camino sin necesidad de un pastor que las guíe, todos vosotros tenéis un interior que se muere por salir, tan sólo tenéis que prestarle un poco de atención a lo que sentís y lo que queréis, no es una cosa de edad, no es una cosa de madurez, no es una cosa de carácter, da igual cómo y qué hayas vivido, el pasado es pasado, y no se puede vivir con ni de el, no pidáis consejos a gente que no sabe ni lo que quiere, no viváis queriendo impresionar brevemente a personas que no os importan y que dentro de unos días, meses u años ni os recordarán, no os hacéis una idea de lo fuertes que podéis ser sin ayuda de nadie, el dolor emocional dura sólo 12 segundos, y todo lo demás nos lo provocamos nosotros mismos, somos maestros del drama por naturaleza, pero no sabréis lo fuertes que podéis llegar a ser hasta que no os pongáis a prueba, a prueba de verdad.

Todos estos estúpidos ignorantes que intentan hundiros con ellos, que se te atan a los pies como dos bolas de cañón, son los que tienen una vida vacía y absurda y odian que vosotros tengáis algo que os llene, ya sea leer, bailar, cantar o subiros a una montaña y gritar, están tan perdidos que su única opción es intentar perderte a ti, porque así estarás a su pobre y patético nivel, seguramente no me gustes a mí, ni yo te guste a ti, seguramente habrá pocas personas a las que yo les guste, pero ¿Eso que importa?, no me dan de comer, no trabajan por mi, no estudian por mi, no lloran por mi, todos tenemos nuestros gustos, y es completamente normal que no le gustes a alguien, pero eso no significa que seas poca cosa, o que seas una mierda, la gente que tiene la llama, está en un nivel superior, y aquí no importa ni tu etnia, ni tu físico, ni tu condición u orientación sexual, es algo que se lleva por dentro y es algo que no se puede borrar o cambiar, es algo que sólo se puede tapar, pero la oscuridad, sólo es luz tapada.

viernes, 25 de abril de 2014

Juzgar para ser juzgados, esa es la cuestión.

Yo soy muy dedicada a la amistad, más que a cualquier otra cosa. Es un tesoro que debemos guardar, lo más valioso, dos almas que habitan en un mismo corazón, un corazón que no se puede romper.
Siento por una persona mucho amor, más amor que el amor pasional, el amor de la amistad. Veo que lo doy todo y que no recibo nada. Merezco ser tratada igual que trato a las personas, ¿no?
Perder un amigo es muy duro, ves como se aleja hasta que en segundos se convierte en un desconocido. Esa persona a la que mirabas a los ojos, te reías, esa persona con la que estabas, en la que sacrificabas tu tiempo, esa persona se convierte en un desconocido, una cara más para nuestra vida, ¿significó algo? sí, pero ya no importa.
Quizás es que juzgo demasiado rápido. Quizás vi lo que no había.
Yo soy una persona muy transparente con respecto a mi forma de ser, ¿no pueden ser todos iguales conmigo? No quiero ser juzgada mal, quiero evitar confusiones, solo eso.
Si lees esto, no me llames exagerada, pero quizás no has perdido a tantos amigos como yo, quizás no lo has pasado tan mal como yo, no me juzgues, conoceme.

lunes, 7 de abril de 2014

¿Por qué lo volvemos a intentar?

Porque sí dolió como si mil planetas nos explotasen dentro. Como si, de repente, se apagasen todas las estrellas que nos brillaban en la mirada al sonreír. De repente. Y supongo que amamos como matándonos del todo. Que la sensación debe de ser la misma. Dejar de respirar. Cerrar los ojos. Salir del cuerpo. Y ser lo que sentimos. ¿Acaso no es lo más importante? Pero nos dolió. Y hemos vuelto como dos zombies que se alimentan de besos. Porque nuestra necesidad siempre ha sido más fuerte que el sentido común. Y pese a estar jodidos, y pese a que ya no nos quede orgullo en los pulmones para callarnos, venimos a la escena del crimen con la esperanza de comprobar que lo nuestro aún tiene constantes vitales.