I made this widget at MyFlashFetish.com.

viernes, 9 de diciembre de 2016

Magia.


Dicen por ahí
Que no es casualidad
que amiga
Y magia,
Se escriban con las mismas letras.

Sonríe, porfi.

viernes, 20 de febrero de 2015

Duele.

Cómo duelen las despedidas, cómo duelen los kilómetros, cómo duele la distancia.
Duele no tener cerca las caricias, los susurros, las miradas; duele como cristales rotos en el alma, duele como el no respirar el mismo aire, como no sentir la misma sábana, duele. Duele como un "perdona", ya que viene del dolor a otra persona, duele dolerte.

Cómo duele estirar la mano y que no esté, duele oler el vacío de la cama y que su más de la mitad esté frío, duele como no escuchar sus "buenas noches" al otro lado de la almohada.

Sé que es pasajero, pero duele, y sólo le pido al tiempo que corra lo más rápido que pueda si mi reloj no está contento porque se me hace lenta la espera. "Buenas noches".

viernes, 21 de noviembre de 2014

.

Es jodido estar sin estar, ¿Sabes?, estoy harta de fingir, de hacer como que no me importa nada, que nada me afecta cuando en realidad, hasta la caída de una hoja lo hace, harta de tener que buscarte una y otra vez cuando sabes que eres lo único que le da un poco de brillo a esta mierda a la que la humanidad llama vida, harta de no poder gritarte a la cara lo mucho que te necesito, ninguno entendemos como nada ha podido ser algo tan grande, mira todo lo que hemos creado, que no puedo abrazarte sin pensar en todo lo que ha pasado, todo lo que me haces, que te quiero, te quiero tanto que eres lo único que realmente consigue darme vida, y aunque nunca hayas llegado del todo, lo único que te pido, es que no te vayas, ni termines de llegar.

domingo, 9 de noviembre de 2014

Leona.

Cuenta la leyenda que hay chicas que te recuerdan a algo o a alguien. A mi ella me recuerda a una leona. Tal vez es por esa mirada decidida o esa melena que parece no tener fin. Tal vez sea por el gesto, casi acechando, como si esperase una palabra o una frase desde hace mucho tiempo.

Creo que la mirada decidida la lleva acompañando mucho tiempo, como si guardase una historia que ella misma quisiera escribir. Tan segura como ella misma, tal vez. El cuello se ve protegido por un collar casi siempre, aunque alguna mente podría pensar que en realidad lleva cargando un micrófono mucho tiempo.

Pero cuenta la leyenda que aquella es de esas chicas que todos miran, admiran e idolatran, pero que muy pocos entienden. De la que escribe mucho del pasado para hacer ver que lo ha superado. De las que rompen poco, excepto a ella misma. De las que sienten rápido y olvidan lento. Porque posiblemente tenga alma de poeta y nadie se lo había dicho antes, o lo haya oído tantas veces que no sabría que creerse.

Ella, en el fondo, es una luchadora con sonrisa deslumbrante. Tal vez no es la leona que todos esperarían, pero tal vez sí por la que algunos matarían.


A veces la rima
o como quieras llamarlo
no llega a la cima
de lo que quiere ser reflejado.

Llámalo ser, estar o parecer
pero no hay verbo
ni adjetivo
para todas las personas 
esta vez.

Paula Tirado, TE QUIERO!

lunes, 13 de octubre de 2014

Con varias sonrisas de más.

No sé qué será de mi el día que decidas marcharte, tampoco quiero imaginármelo. Sé que todas esas sonrisas, sensaciones, colores y recuerdos perderán brillo poco a poco hasta apagarse por completo. Para definirlo mejor todo me llena más a tu lado, los momentos, el dolor en el estómago de tanto reír... el mundo de tu mano me parece un lugar más bonito. Me empeño en mantener los pies en el suelo cuando estando contigo mis alas vuelan solas, firmes, guiadas por tu voz, sigo tus pasos y sabes que estoy a ciegas contigo, que donde tu pises yo piso, que con todo lo pequeña que soy nada me da más fuerza para callar a todos mis demonios que tú. Ese coraje, ese valor, esa chispa en mis ojos que se puede ver a kilómetros de aquí y que sólo tú enciendes y entiendes, porque sí, me entiendes incluso cuando ni yo misma lo hago, me aguantas hasta los días en los cuales nada es más difícil que hacerme ver lo bueno de las cosas. Gracias por el cariño, por la paciencia, por no juzgar nunca y tratar de entenderme, por abrirme los ojos cuando es necesario y parar uno tras otro los golpes. Eres mi ibuprofeno, mi música constante y mis ganas de querer avanzar, eres todos esos abrazos que tantas veces han frenado una caída. Simplemente eres tú, soy yo, tan diferentes como una ideología y tan iguales como dos gotas de lluvia. No sé por qué llegaste y tampoco sé con certeza por qué te irás, pero sí sé que de todas mis casualidades tú eres la más bonita, el disparo más certero, mi arma mejor guardada y de todos, el 'te quiero' más sincero.

miércoles, 8 de octubre de 2014

Vuelta.

Hay quien dice que nunca hay que volver atrás, ya que eso significaría retroceder, que siempre hay que avanzar hacia adelante, pero no todo es tan simple como se pinta, de hecho nada es tan simple. Muchas veces nos encontramos perdidos, y por más que miramos adelante no hallamos una respuesta clara a nuestras dudas y problemas, rebuscamos entre millones de posibilidades, y contemplamos miles de formas de dar un paso hacia adelante, pero quizás no sea hacia adelante a donde tengamos que ir, quizás solo necesitemos algo de espacio para poder dar gran un salto. Quizás la respuesta a lo que nos está pasando no tenemos que buscarla delante de nosotros, a veces el problema viene de antes, a veces hicimos algo mal y no aprendimos la lección, o quizás simplemente estemos perdidos porque no prestamos la suficiente atención a un yo interior que nos gritaba desesperadamente que habláramos con él, quizás cuando teníamos que descubrirnos a nosotros mismos estábamos ocupados en cosas mucho más importantes, o al menos eso es lo que pensábamos en ese momento, quizás es que no teníamos a nadie que supiera escuchar, o a nadie que supiera darnos un buen consejo cuando más lo necesitábamos.
Fuere cual fuere el problema, o la carencia, pudimos perdernos, todos podemos perdernos, y es por eso que hay que volver atrás para descubrir dónde. Hay que aprender a ver más allá, más allá en todas las ocasiones. A todos nos ocurren circunstancias en las que nuestra mente se cierra en banda y nuestra capacidad de objetividad y visión se reduce drásticamente, somos humanos, y los humanos podemos llegar a sentir de una forma muy intensa, los sentimientos son subjetivos, y es completamente normal que recorran nuestro cuerpo dependiendo de la ocasión, no somos piedras, y no debemos preocuparnos porque ocurran, pero es después de que ocurran donde tenemos que ver más allá, fijarnos en por qué ha pasado, y qué hemos obtenido, siendo lo más objetivos que podamos, si no, seremos un montón de huesos y carne vacío, si no llenamos nuestra cabeza de experiencias, jamás podremos saber quien somos, saber cómo es nuestra personalidad, cómo reaccionamos ante determinada situación y qué sentimos, es importante conocerse a si mismo para poder conocer a los demás, para poder conocer el mundo que nos rodea. Es bueno apuntar alto, y tensar con fuerza, pero recuerda que una flecha antes de ser disparada, va hacia atrás. 

domingo, 5 de octubre de 2014

Ese mínimo detalle.

Tanto te centras en pensar en las cosas malas, y lo único que consigues es volverlas todas peores..
También de vez en cuando hay que pensar en lo bueno. No sé, al menos yo lo veo así. Cuando te conocí no pensé que ahora mismo iba a estar triste porque no te tengo delante, ni que te iba a estar escribiendo a ti, ni que ibas a entrar en mi vida tan fácilmente. Porque, a pesar de las muchas cosas que han pasado, lo jodidamente difícil y retorcido que ha sido todo, lo has conseguido. Has conseguido ser alguien relevante en mi vida. Y te pones a pensar y... todos los días te cruzas con gente y casi todos los días conoces a alguna que otra persona nueva. Muchas te calan o simplemente te llaman en algún detalle, aunque sea mínimo, algo que te llame la atención que si no lo desarrollas no sabrás nunca que será pero, ahí está esa sensación. Y yo de lo bueno, me quedo con que cuando te conocí, ese primer día, yo vi ese detalle en ti. Estaba nerviosa porque había quedado con alguien que no conocía de nada, y aún así estuve cómoda y me diste curiosidad. Y pasaron los meses y te metiste en mi vida de una forma bastante extraña pero intensa. Y de lo bueno también me quedo con que te he cogido muchísimo cariño. Y quizá tenga mucha facilidad para ver lo bueno en vez de lo malo en la gente y de cara al futuro. Pero me gusta como eres, me gustas tú. Me das un beso y me pones tonta. Me hablas y me pongo tonta. Pienso que te has acordado de mi y me hace feliz. 
Como con pequeños detalles, Jara parecía otra. Todo el día feliz, sin esos pequeños bajones que te dan a diario. Ninguno. Estaba entusiasmada. Y eso, ¿qué significa? Que me haces feliz. Sólo con tu presencia.
Y eso significa mucho. Significa que eres mucho. Y a veces cuando dices que no vales para nada o lo que sea, lo pienso y me digo a mi misma que a lo mejor no es lo que quieres, pero a mi me haces feliz. Y en unos meses has conseguido que me despierte y piense en ti. Para mi eso es algo bueno. No soy la persona más perfecta del mundo, ni pretendo serlo. A lo mejor lo que puedo tener dentro de mi que está pendiente de ti, es mayor de lo que tú sientes por mi, en ningún momento lo he descartado. Lo siento, lo siento por haberme fijado en ti, siento que hayas entrado en mi vida y siento sentir que quiero estar contigo. Hace tiempo decidí estar sola. Lo decidí, no quería saber absolutamente nada. Luego empezaron a entrar personas en mi vida. Seguí diciendo lo que quería, hasta que de repente (como llevo años diciendo 'cuando menos buscas algo, lo encuentras') apareciste. Y entraste en mi vida. Dejé de sentirme sola, porque estabas ahí. Todo se fue torciendo cuando empecé a verte como algo más, cuando vi que realmente conectaba contigo, y vaya que sí... hay una parte en todo esto, en la que puedes llamar al interés por alguien: capricho. Pero dejó de ser capricho. Te veo a mi lado. Y de verdad que no sé sí es por todo lo que llevo, el haberme ilusionado, el haberlo visto posible, el haber sentido que joder, que no iba a estar sóla, que podrías estar a mi lado; lo que me ha hecho.. sentirme así, sentirme como sí... me estuvieran quitando algo que no quiero que me quiten, algo que quiero tener, algo que aún por mucho que haya pasado, no ha sido mío. Y joder vaya que hubiera aguantado todo lo que hubiera pasado, vaya que hubiera estado a tu lado si te lo hubieran hecho pasar difícil, vaya que sí hubiera estado a tu lado. Que es que no quiero que te vayas lejos de mi, por que ya lo estás. Me supera pensar que te veía a mi lado y no lo vas a estar. Asustate, piensa que estoy loca lo que quieras, soy muy enamoradiza, no lo voy a negar... Pero no me iría. No te heriría.
Y es que sé, que no lo haría ni con 80 copas encima...